A punto fese de día,
cuan la noche s´acababa,
yo m´estaba esperezán,
pos sueño no me´n quedaba
d´habeme chitáu prou pronto
per tení que amadrugá
pa ímene ixe maitino
ben lejos de aquel llugá.

Ya feba rato que´l gallo
del corral de Angelé
estaba venga a gritá
pa´spertá a to la chen,
onque siempre n´hay alguno
que i fa el remolón
y se queda en la cama
ben apegáu al colchón.

Me va cogé toz los zarrios
que teniba que llevame,
y tamé unos bocadillos
per si apretaba la fame,
pos no e plan el caminá
a ixo del mediodía
con los peus endeloríus
y con la tripa vacía,
sen que los de casa están
dispués de tocá la lloca
comense recáu y pizca,
y sen domingo una coca.

Cuan encara estaba el gallo
despertán a las gallinas
yo ya habeba enfiláu
enta la basa Fechinas
pe´l camino de Paláu,
ixe que n´hay pa fe “espríns”
cuan uno i quiere llegase
dende Fonz anda Alíns.

-”Prou fresco fa a estas horas,
ixo que voy abrigáu,
onque no é pa precupase;
el cielo está espejáu“.

Ixo iba din pe´l camino
mientras iba tremolán
esperán ve salí el Sol
de detrás de bel tozal.

A la basa i va llegá,
y a la cruceta tamé,
y en to´l camino tos digo
que a ningún alma i va ve,
pos é normal que a estas horas
ni los más madrugadors
heigan salíu de la casa;
¡que no fa brenca calor!

Pa tomá el primer bocáu
me ba esperá a llegá
a la fuente Mentirosa,
onque d´ixo, tarará,
que me va serví güen aigua
p´aduyame a fe pasá
dos u tres trocez de queso
y bel que otro troz de pan.

Cuan ya m´habeba repuesto
y dispués d´habé almorzáu
va enganchá otra vez la marcha
que anda astí habeba lleváu.

Poco rato va costame
llegá anda la Carrodilla,
ermita que a los de Fonz
y más a los d´Estadilla
mos gusta i a visitá
pos alguna que otra vez,
que de siempre ixo l´han fei
grans, medianos y mocez.

Cuan estaba en la espllanada
va pensá en entrá a veyé
a ixa Virgen que uno diba
que se le i va apaecé.

Onque la verdá sea dicha,
a ixas horas del maitino
lo que estase fen la Virgen
me importaba un comino.

– ”Debe de está dormín
sen tan pronto y sen domingo.

De seguro que esta noche
ha trasnocháu per bel bingo“.

To ixo eran desencusas
pa no tení que veyela,
ni pa fele bel usequio
o pa encendele una vela.

Asinas que va enganchá
enta´l camino Buñero,
pe´l que fa que no pasaba
dende San Blas, en febrero,
cuan allí me i va llegá
con dos amigos que tiengo,
que onque formals no lo son
caminán no tienen miedo.

A poco empezá a subí
per aquellos turrumperos

i van salí unas boiras
tan grans como los nogueros
per encima de la sierra
que prou me van espantá,
pos no llevaba paraiguas
ni chubasquero ni na
con que podeme cubrí
si emprencipiaba a llové.

– ”Suponén que ahora apedregue
no sé yo que i voy a fe“.

Asinas de precupáu
va continuá subín
con aquellas boiras negras
que paeceban follín
tapán en ben poco rato
el cielo azul que n´habeba
tan majo ixe maitino,
pos boiras no se´n veyeba
más que éstas negras que digo
que i van apaecé,
no se sabe ben de áne
ni tapoco el perqué.

Tan seguro yo estaba
de muixame; algo cierto,
que va empezá a galeá
pa posame a cubierto.

Pero no va podé sé,
no va podé llegá a tiempo,
cuan va querí dame cuenta
ya llevaba encima un ciento
de pedradas al tozuelo,
que no piedras, sino chelo,
que me´l va di a yo mi agüelo,
onque, ¿cómo deben felo?

Chelo u piedras da igual,
ixo ahora é lo de menos,
allí va empezá a caé
aigua, rayos, y anda truenos.

Y las piedras, ixo sí,
que é lo que yo más siento,
que me van fe moraduras
pa matá a to un regimiento.

Muixáu, cheláu y moráu,
prou suerte i va tení
de podé entrá en la caseta
que alguno va construí
en lo alto de la sierra,
en lo más alto de to.

– ”¡La esen podíu fe antes,
no tan alta, digo yo!”

Tapoco é pa quejase,
pos ella me va salvá
de morí a güen seguro
afogáu y sin nadá,
de tanta aigua que´n to´l día
allí encima va cae.

¡Qué montonada de litros
per allí se van perdé!

Asínas d´esta manera
va está to´l día llovén.

– ”No has entráu a ve a la Virgen,
ya´l vas a pagá tú ben“,
me diba enta los adentros
cuan ya era demasiáu tarde.

– ”La tía s´ha cabreáu
y ahora está que arde“.

Cuan s´habeba puesto el Sol
y va dixá de llové
el cielo se va escampá
y yo otra vez a corré.

Esta vez pa llegá a casa,
que no estasen precupáus,
que con lo de las tronadas
¡cuántos sustos no s´han dau!

Suerte que n´habeba lluna
y con ixo va veyé;
in pe´l monte a escuras
uno se puede perdé,
y más si no n´hay camino,
que é ixo lo que pasa
cuan en hay que i de una
a encontrá la otra basa.

A las tantas va llegá,
y tamé ahora tos diré
que en lo que va caminá
a ninguno i va veyé.

Tos he contáu esta historia
per si alguna vez vusatros
i fez bella escursión,
ben solos u ben con otros,
y pasaz per ixa ermita
sin idea de entrá
a veyé a ixa Virgen
que a yo me va apedregá:
cogetos lo que quieraz,
pero sobre to acordatos,
paraiguas hez de llevá
per si no queriz muixatos.