Viene enta yo con premura
el sarraixoso engardaixo
esgarrañán a destiempo
faixas, rastols y tres faixos
de raixosos ababols
rollos, ixutos y jautos
ixoreaus con los aires
desmadeixaus del mes mayo.

Aligera la zancada
per la faixa, entre´l margallo,
esllanguíu de no comé
y coixo atrás en los cuartos,
con una cara estransíu
que rebasa lo de fllaco.

Los ojos, con prous lagañas,
miran a los laus, abaixo,
a la reixa del camino
y a yo, tan gran y tan alto,
miran el aigua muixada
de la ceclleta y el charco,
el mixón de la olivera,
y la ixordiga, y el chapo,
y al istante en que él se´l mira
yo el agarro y el llevanto
pa fele cruixí los güesos
y desfelo y estarnalo.

Pero me detiengo al punto
de arreale con el chapo

cuan veigo ixos ojos puercos,
negros, fondos, grans y llasos
que me miran tal llampantes,
zafarosos y ubagos
como pedinme clemencia
pa tení un viví más llargo.

Doime yo cuenta al momento
entre rastols y margallos
de que detrás de ixos ojos
n´hay vida, luces y cllaros,
horas pasadas al sol,
días de aigua y de bardo,
meses de apretada fame
y siempre añeblaus años;
y yo que con guaire drecho
quiero partile el rosario.

Baixo al istante los ojos,
las manos, brazos y el chapo,
y dixo que per las faixas
y per rastols y margallos
siga el ilustre arrastranse
horas, días, meses y años.

Asinas el sigue fen
dende aquel día, en mayo,
dende que va conozé
yo el alma del engardaixo.