Alla´n días me va trová per la calle a Ferdinand, dispués de llevamos sin veyé una pallada d´años. ¡Qué gozo me va fe! Estaba prou cambiau. Tanto que cuasi no paro cuenta d´él cuan, al i al bar one suelgo almorzá, m´agarra del brazo un misache como cuan el matachín agarra al tocino y, sostobanme, me se´n ríe.

– Hostias, Chuan, ¿qué hen de fe?

Redios qué susto que me va pegá el faltau. Pensaba que me iba a furtá la cartera. De primeras no´l va conocé.

– ¿Qué no me conoces u qué?

La suya voz é lo que me va fe caé en la cuenta. Per las pintas no´l hese reconociu mai.

Fernandé, que é el nombre que va tení anda que le va perdé la pista, de siempre s´habeba fei notá. A la´scuela ya feba lloqueá a las maestras, y en l´istituto contino estaba lleván la contraria a toz. Tonto creigo que no lo´n era, pero paecelo, un rato llargo. Dispués va marchá a la capital y anda hoy.

– Tú es Fernandé, ¿no? –va di yo dudán.

– Ferdinand. Ahora me llamo Ferdinand.

Sí, é Fernandé. No n´hay duda, va pensá yo. No le va querí preguntá a qué se debeba ixe cambio perque de seguro que me´l hese contau, y a yo tanto me se´n daba.

– He tornau de la capital pa´stame per aquí bel mes, a ve cómo está esto.

A ve cómo está esto… ¿Pos cómo quies que esté?, me diba yo.

– Mia, t´invito a tomá algo y asinas charrán –me va di.– ¿Te paece ben? Per cierto, te veigo prou desmejoráu.

Y d´esta traza va sé como me va dixá ensorroná per Fernandé y va encomenzá a cargame el tozuelo dinme que habeba rodáu per to tarreu y que´n saeba lo que no está escrito. A la fin se va centrá en yo.

Se i vey que yo paeceba antiguo, y él me va querí fe el favor d´aconsejame pa que cambiase la mía aparencia, cosa que le va agradecé, perque mai me s´hese alcurríu a yo solo. Yo soy poco de mirame al espejo, y el podé contá con un asesor é una suerte. Él me va di que me fería de “couch”.

– ¿Cocho? –le va di yo.

No sé, no me´l va acllará.

Las suyas ropas dende lluego eran más de la capital que las mías. Y la barba que i llevaba me recordaba a las de los borinoz del estáu islámico ixe. Inclluso una boineta llevaba al tozuelo, que cuan se la va sacá me va fijá en que s´habeba arrepllegáu el pelo en un moño, como el que teniba la mía agüela cuan yo era crío.

Total, que me va está espllicán una serie de cambios y determinacións que teniba que tomá pa feme moderno, que según él daba angunia veyeme.

– No es brenca “fashion” –me va di.

– ¿Faixon? –le va preguntá yo sin entendeye qué m´estaba din. A yo aquello me sonaba a un montón de rama d´almendrera atada con un bincel. Un faixón.

FaixonLo primero que caleba fe é aventá ben llejos la ropa que llevaba y comprámene de nueva. Como si la regalasen. Unos pantalóns de pana, camisa de cuadrez chicorróns, tirantes y una pajareta. Lo típico de i a cullí olivas, pensaba yo de mientras. Me teniba que dixá barba, cllaro, como si fuese un buco. Va pensá en preguntale si caleba comprame a la vez bel Corán, pero me va callá pa no importunale. A la cara me tendría que posá bellos fierrez (no sé cómo los va llamá él). A las orellas, a la llengua, per los morros, on querise. Y pintame la carne con ixos dibujez tan rebonicos. Pa esto último me va da unas ideas prou sustanciosas. Podeba posame unas lletras d´ixas chinas al cuello con el mío nombre (que dispués a lo milló t´enteras de que en cuentas de posate Chuan t´han posau “Busco novio”, y au, ya no puez dentrá a comprá mai a los chinos como no seiga con bufanda, onque estés en agosto). Pe´l brazo queda prou ben un bicharraco u bella cosa que no s´entienda lo que é. Y dispués per la´squena y per las patas lo que m´aconseje el pintor. Cuanto más estrafalario milló. Le va preguntá si valeba posase a Camarón, pa fe ve que le seguiba la conversación, pero se va pedí un atra cerveza sin contestame. Tamé caleba agenciase un bolset, y cambiame el teléfono per uno d´ixos con los que te puez fe un “surfil” pa dispués colgalo al “feirful” y que´l veyesen no sé cuántos cientos de chens que se i vey que son amigos tuyos. Yo aquí me le´n reiba una miajeta como si me´nterase d´algo y le dixaba seguí. Pa qué sacale la illusión dinle que no saeba per óne se chiraba el aire. Ah, y ésta é otra; que teniba que fumá tabaco d´ixe de liá, como en la guerra. Que los cigarros son de viejos ¡Fumá yo, que mai he fumáu! Le va di que sí, cllaro.

Al acabá con to la retrólica le va preguntá que qué cosa que habeba tornáu de la capital. Iba mal de perras, se i vey, no trovaba faena, en el piso que compartiba no le fiaban más, las zagalas ya no le feban guaire caso, y los pares se´n van fartá y le van di que, en cuenta de mandale más dinés, que si queriba algo que se´n venise a viví con ellos. Yo le va contestá que de faena en teniba pa da y vendé, que con la mía mullé estaban de pistón, que la hipoteca la teniban pagada y que mai habeba estau tan ben como ahora.

Me se va quedá mirán como si´stase cavilán bella cosa, le va apretá un trago llargo a la cerveza, va di no sé qué de que teniba prisa y va jopá sin paga.

Yo me va quedá allí solo pensán que, a lo milló, no valeba pa sé tan moderno.