L´he dicho a la mía mullé que tenín que independizamos, y que cal felo ya mismo. Ella, que cada vez que toco el tema tuerce el morro, m´ha tornau a salí con lo de siempre; que me dixe de monsergas y que feiga el favor de apeoná, que n´hay encara prou faena pa emparellá el jardín. Sí, una pizca de razón ya´n lleva, ya, que con las barucas que me traigo entre manos m´están salín unos sarraixons pe´l cesped y unos bornizos per los geranios que dan miedo. Pero primero cal de mirá que no mos acotole el barcero de la entrada.

El caso é que yo tiengo prou cllaro que si mos independizán de las atras chens de la urbanización one vivín to mos irá milló. Ixo el tiengo escllatero, onque la mía mullé no quiere ni sentime charrá del asunto. ¡Y qué se puede asperá! Ella é d´afuera, y va tení la fortuna de casase con uno de Fonz, asinas que transije de cuando en cuando con las mías reivindicacions. En el fondo las comparte, quiero pensaye, onque no me´l quiera da a sabé a las cllaras. Cuan le´n nombro acabán discutín, asinas que procuro fe la mía sin que s´entere desmasiau. De momento he encargau unos papelez y unas pegatinas pa repartí per astí, a vé a quí convenzo. No m´ha quedau atra que inventame una miajeta lo que he posau a los papels, pero sin ixas alcurrencias no sé pas cómo feme fuerte. Anda una bandereta m´he comprau a escondidas pa posala al balcón cuan la cosa veiga aván. La mía mullé me salta con que no foy más que gastá en tontadas, que chusto mos viene pa pagá los gastos que tenín como pa malgastá con estas pijadas. Pobracha, no se´n quiere da cuenta de que si bel mes cuasi no podén paga la luz, o el auto mo´l quieren embargá, é per culpa de los atros de la urbanización. Ella me dice que le´n espllique a ve per qué. Yo le voy dan llargas perque encara no´l tiengo cllaro, pero bella cosa trovaré pa convencela, perque con los asuntos de los dinés a cualquiera se le puede fe tragá lo que seiga.

YESEn casa el único que me apoya é el zagal chicó. Talento no´n tiene guaire, tiengo que reconocé, pero tanto ensorronale con las mías ideas, ha acabau fenme caso en to lo que le digo sin pensaye, que é de lo que se trata. Bella vez le doy una propineta pa que veiga a borracheá al bar y solucionau. Veis, la zagala gran ya é atra cosa. Ixa m´ha saliu estudiosa y ha iu per astí a viajeá. Con ixa no se puede discutí perque trova argumentos pa to. Pa yo que le come la cabeza a su mare, perque van las dos a una de contino. Que si yo no soy el que manda en la casa, perque n´hay más chen, que si vivo en una urbanización tiengo que atenime a las normas, y que qué é ixo de posame yo las normas que me interesen, que si tiengo que pagá la cuota como toz los demás… Mia, en ixo les contradigo, perque nusatros pagán más que muchos atros. Ben é verdá que tenín jardín, que no toz en tienen, y más metros cuadraus que la mayoría, pero ixo no tiengo yo cllaro que seiga una razón.

Anda la que mos viene a limpiá paece que se me´n jode cuan le saco el tema. Y lo que se vey que no me aguanta é que le charre en foncense to el rato. Onque el lleva cllaro. Yo ya le´n va di dende el primer día: “Nina, si quies treballá en esta casa tendrás que aprendé foncense”. Al prencipio se me chiraba con que si pa fregá no feba brenca falta, pero ¡jodelá!, le va costá pero ya farfullea, ben que mal. ¡Qué remedio, encima que le fen el favor!

Últimamente tiengo que di que n´hay vecinos que me fan mala cara cuan me veyen. Y que ya no´n pasa tantos per la tienda. Uno inclluso me recllama unas tijeras de podá que le va amprá alla´n días. Va apañau… El presidente de la urbanización tapoco el veigo tan entrante como atras veces, ixo que cada fin de semana mos chuntán en casa d´alguno de la urbanización pa la partideta de guiñote. Y se me chotea, encima: “¿Y cuan te independices, con quí chugarás al guiñote? ¿Con el cocho?“ Ixo sí que me joderá, la verdá seiga dicha.

A la mía mullé le toca más lo de la piscina comunitaria. Cuan le va di que ya le´n compraría una de pllástico cuasi me va enrrestí, y va encomenzá un´atra vez con lo de que con qué cara iría dispués a casa de las amigas, y que si alguno se mos presentase atra vez a robá, los vecinos no vendrían a aduyamos, y que si cuan mos va entrá aigua pe´l telláu el seguro de la comunidá se va fe cargo, y que si no mos invitarían a los bailes que se contratan pa´l verano y mos tocaría quedamos a casa a bailá con la mósica de la radio, y que si…

Güeno, ya s´ha acabau. A la llarga no fa más que romanceá. Y el presidente de la urbanización tres cuartos de lo mismo, que ya m´ha alvertiu de que no feiga el canelo, que no está la chen pa hostias. Pero yo ya le´n he dicho: “Mariano, van a votá en casa mía a ve qué se fa”. Astí s´ha arrugau. Menos mal que no sabe que si sumán a la mía mullé, a la zagala, a los míos suegros, que viven con nusatros y pasan de yo de medio a medio (¡ay si s´anterasen de que tiengo amagaus unos dinés suyos!), a la que limpia y al cocho, el puedo da to per perdiu. Pero entre tanto se dixa ganá de cuando en cuando bella mano de guiñote, que é lo que a yo me fa gozo de verdá pa feme ve. Él, en ixos momentos de cllaudicá, suele dime: ¡Arturo, tú lo que pasa é que siempre quies sé Mas”.