¿Qué i faré yo cuan s´acaben
los que charran como yo,
los que escriben bellas línias
al engardaixo, a la fllor,
a la ixórdiga, a la lluna,
al cancingllo, al ababol,
los que leen ixas línias
y las sienten, los que no
llegan a sentilas tanto
pero i leen sin temor,
los que entienden las palabras
que yo llevo al corazón,
los que plloran con un verso
que no está en español,
y los que ríen con otro
de la misma condición,
los que m´escuchan y saben
del llugá de one yo soy,
y los que charran de cosas
que sólo saben di en Fonz?

¿Qué i faré yo cuan, ben solo
o con chen alrededor
rondineán pe´l llugá
bella tarde de calor
me de cuenta de que guaire
chen charra allí como yo,
de que ninguno i queda
foncense de corazón?

Pena me dará seguro,
pllosos no digo que no,
pero aun asinas é cllaro
que la mía intinción
será la de conservá
en tozuelo o en cajón
esta llengua que yo charro,
pa que en años posteriors
pueda bel crío veyé
cómo eran, cómo son
las costumbres de ixa Villa
per one hoy campo yo,
pa que pense en los agüelos
y en las agüelas que, al sol
le preparaban el ñedo
pa viví más que milló,
de mientras que unas y otros
charraban de bella fllor,
de bella ixordiga jauta
o de bel rollo ababol.

La llengua que mos da vida
que no i muera, que no
dixe la chen de charrá
como se i charra en Fonz,
si no, ¿qué i voy a fe?,
si no, ¿qué i faré yo?