En un frío maitino del invierno
con dos matas de verde se l´engaña,
enta fuera el estiran, y con saña
i transforman vacieta en infierno.

Chila el bicho con gancho al garganchón,
cuan i vey allí el cuchillo escotola,
y cuan ya el matachín descansa, sola
queda allí la bestia chunto al paredón.

El mondongo abundante, prou tal cual,
que de to tipo de chullas va n´habé
al está de güen año el animal,

y sen que de´l va comé anda´l vecino
ya no más mos queda di pa quedá ben:
Paz y Gloria pa el último tocino.